Miércoles, 26 de septiembre de 2018
Última actualización: Viernes, 21 de septiembre de 2018 13:10
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
El Centinela
Miércoles, 4 de julio de 2018 | Leída 796 veces

El bastón y la batuta

“Hacer grandes cosas es difícil, pero ordenar grandes cosas lo es aún más”.- Friedrich Nietzsche, filósofo alemán.

   [Img #4836]

     La actual situación política que atraviesa España, donde la incertidumbre y los hechos van mezclándose día a día y parece que todo se mueve a una velocidad por encima del límite apropiado, hace que, en una Institución como la Guardia Civil, resulte todavía más notorio el posible descontrol que puede llevar consigo esta falta de ritmo diario competente. La ausencia de batuta y bastón durante un tiempo en una estructura piramidal como la nuestra, ha hecho que se intenten y que se lleguen a introducir en el funcionamiento habitual del Cuerpo, disposiciones e instrucciones que difícilmente se implantarían si, en vez de mantener un pensamiento horizontal propio del que está acostado, dispusiéramos de un pensamiento vertical donde el letrero de “cúmplase” o el de “no se haga” estuviera situado en la punta de esa pica que se puso en Flandes y que reguló los regímenes de prestación del servicio y de la jornada y horarios del personal del Cuerpo.

 

     El cambio de gobierno, llevado a cabo con la rapidez de la U.E.I., ha supuesto también el cese por un lado y el nuevo nombramiento por otro, de aquel que debe regir a la Guardia Civil. “Hijo del Cuerpo”, al nuevo Director General se le supone conocedor de su idiosincrasia y por tanto, espero que sepa llevar la espada desnuda en banda y el haz de lictores con hoja de segur al flanco diestro y pasantes en aspa, con el rigor y el honor que se le presupone, aunque estoy seguro que el bastón va a ser su herramienta más necesaria, pues se verá obligado a mandar. Mandar con la responsabilidad de aquel al que le ha sido otorgado un gran servicio a España. Mandar, sabiendo que debe mandar a hombres que llevan bastón antes que él. Mandar, teniendo presente a aquellos que por sufragio han sido elegidos como legítimos representantes de esos hombres y mujeres que realizan su servicio callado todos los días. Mandar, con el único fin de engrandecer la Guardia Civil a través de su servicio diario a los ciudadanos, pero sin perder de vista que la conforman personas extraídas de la sociedad a la que servimos y por lo tanto integradas en sus costumbres, tendencias y asentimientos del propio movimiento social.

 

     Como digo, tendrá tras de sí a una plantilla de mujeres y hombres de honor con un compromiso absoluto de servicio a los ciudadanos, y a los que tendrá que convencer de su compromiso para con ellos.

 

     Para ello se le presentan muchos y grandes retos, pero el primero de todos (al margen de la equiparación salarial) debe ser implementar el aumento de plantilla en la Guardia Civil, pues la mayoría de los males que le presentarán de inmediato las estrellas de cuatro puntas, vienen derivados de su acuciante falta de personal. La reposición y el aumento de las plantillas de las distintas Unidades del Cuerpo, arreglarían casi de un plumazo todo lo concerniente a la dificultad de cumplimiento de objetivos operativos, estratégicos y de prestigio, que de manera casi apocalíptica, presentaba en el Consejo de la Guardia Civil, el Mando de Operaciones Territoriales.

 

     La Guardia Civil lleva 174 años de andadura y entre los factores que la han hecho acreedora de su prestigio profesional es el conocimiento de su demarcación y la cercanía al ciudadano con el Comandante de Puesto al frente y como pieza clave en el engranaje. El policía de proximidad ya fue inventado por el Duque de Ahumada hace muchos años y nos sigue dando grandes resultados. Sustentado en esa figura emblemática del Comandante de Puesto, es ahora cuando las imaginaciones más atrevidas, pervierten este acierto imponiendo soluciones más que discutibles, para paliar esa carencia de personal a la que hacía referencia. Denominaciones como Suboficial de Servicio, Coordinador de Compañía, o su utilización como mero instructor de diligencias del Puesto, es dinamitar la estructura y organización actual de la Institución y además denota la falta de criterio a la que hacía alusión al principio.

 

     La Guardia Civil empieza a parecerse al vino, donde cada bodeguero saca su propia denominación de origen según sea el terreno en el que se encuentra enclavado, de la necesidad de tener denominación propia o el precio que le costaría si la lleva a cabo.

 

     La Orden General 11/2014 es un acierto y su cumplimiento ha hecho que los guardias civiles estén conciliando bastante mejor su vida familiar y laboral, incluidos los mandos de Unidad. El problema no es la norma, la verdadera dificultad radica en la falta de personal necesario para llevarla a cabo con solvencia y como ya se dijo en aquella Jornada que se realizó en tierras toledanas y que marcaron el principio de su establecimiento: “la seguridad pública cuesta dinero”. Esta norma se hizo con dos finalidades, la primera mejorar la conciliación de la vida familiar con la profesional y la segunda obligar a la reposición y el aumento de su plantilla. Pero estas dos finalidades no se pueden llevar a cabo, entre otras cosas, minusvalorando o despreciando a los Comandantes de Puesto como Jefes de Unidad. Es un error que nos puede costar muy caro.

 

     Espero, Sr. Director, que sepa manejar bien el bastón de mando que se le otorga y llevar con buen ritmo la batuta de esta orquesta, que compuesta por el máximo de instrumentos,  a buen seguro, alguna nota disonante le saldrá y en algunos casos, hasta le será difícil identificarla.

Artículos de opinión relacionados
El Centinela
El Centinela
Revista Suboficiales. ASESGC • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress