Miércoles, 17 de octubre de 2018
Última actualización: Martes, 16 de octubre de 2018 22:16
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
El Centinela
Miércoles, 21 de marzo de 2018 | Leída 1724 veces

El Comodín de Puesto

Cuando las órdenes son razonables, justas, sencillas, claras y consecuentes, existe una satisfacción recíproca entre el líder y el grupo. (Sun Tzu)

[Img #4809]

          Cuando jugaba de pequeño a las cartas con mis hermanos, había una de ellas que se llamaba “el comodín”. Era la carta más preciada que te podía tocar en suerte. Si a esta carta le añadías además un par de ases junto con el resto de naipes, tu sonrisa aparecía en el rostro como diciendo a tu adversario: “…estás perdido”.

 

               Y es que tener un comodín en la mano es garantía de triunfo. Puedes hacer muchas cosas con él, pues sustituye a la carta que mejor te parezca y juega con el palo de la baraja que mejor te venga. ¡Es un chollo! Hace juego con todo, va con todo. Lo dicho, una garantía para salir ganando.

 

              Y en esas estamos en la Guardia Civil. Hemos empezado a darle vueltas al asunto de la falta de personal y… ¡hemos descubierto que tenemos un comodín!, el “Comodín de Puesto”. Una auténtica ganga señores. Me sirve para todo. Veamos: que no tengo guardias para sacar una patrulla, sale él. Que no tengo guardias para hacer las “Puertas”, las hace él que también sabe. Que se pone malo un guardia, él lo suple que también sirve. Que flojea el número de patrullas del núcleo operativo, sale él... y así podríamos seguir enumerando quehaceres de este personaje hasta exclamar: ¡Yo quiero uno!

 

             Esta persona tan válida, este “comodín” no es otro que el Comandante de Puesto. Aquel que el Duque de Ahumada creó dotándole de un estatus dentro de la Institución que ha llegado hasta nosotros como esa columna vertebral del Cuerpo. Conocido y respetado por todos, es el responsable de los cometidos de esas pequeñas Unidades denominadas “Puestos” que cohesionan y vertebran el Estado español. Que conjugan la seguridad ciudadana con la convivencia y conocimiento de la población y demarcación asignada y que asumen de ordinario cometidos tradicionales como la planificación y supervisión de los servicios, liderazgo de sus subordinados, gestión de los recursos puestos a su disposición así como la representación institucional, entre otros.

 

           Fue el Reglamento para el Servicio del Cuerpo, la famosa “Cartilla del Guardia Civil” la que puso de manifiesto sus funciones y la que daba ese halo de importancia a esta figura tan emblemática y única en el ámbito policial. Pero el tiempo pasa y aquel que pensó en aquella genialidad ya no está y ese legado que tenía que mantenerse intacto ya parece olvidado y ocurre todo lo contrario, se pervierte y se convierte a esa figura en el “comodín” del Puesto que sirve para todo y para nada, pues cuando sus funciones se banalizan, se diluyen, se mezclan y se confunden con las funciones del resto de componentes de la Unidad entonces aparece el roce que hace el cariño, se hermanan las carnes y terminamos en corrillo hablando mal del primero que aparece que es diferente.     

 

             Y de todo esto nacen las denominaciones del “comodín” y dependiendo de su origen empiezan a llamarle “Suboficial de Guardia”, “Suboficial de Apoyo” o “Suboficial de Servicio”. Qué más da el nombre, lo importante es que tenemos “chacha para todo” las veinticuatro horas del día y así me despreocupo de limpiar la casa. Lo enmascaramos con hacerle un bien, ponemos al lobo la piel de cordero y vendemos la moto de que todos salimos ganando…

 

            Si ya lo decía un veterano Suboficial en época de Semana Santa: “mucho padeció nuestro Señor Jesucristo, pero le faltó ser Comandante de Puesto”.            

Revista Suboficiales. ASESGC • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress