Martes, 20 de noviembre de 2018
Última actualización: Jueves, 25 de octubre de 2018 16:51
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
El Centinela
Viernes, 23 de febrero de 2018 | Leída 472 veces

El valor de la Guardia Civil

     [Img #4794]

    Hace unos días que se viene comentando el devenir de una serie de reuniones llevadas a cabo por el Ministerio del Interior con los representantes de los sindicatos de la Policía Nacional y de las asociaciones representativas en el Consejo de la Guardia Civil con motivo de la equiparación salarial de estos Cuerpos de seguridad estatales con las policías autonómicas, en concreto con la policía catalana. Al parecer, no cuadran las cuentas del ministerio con las de los representantes legítimos.

 

     Pero me gustaría poner las cosas en su sitio, pues no estamos hablando de cualquier cosa, no, hablamos de los Cuerpos de Seguridad del Estado, hablamos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. Y hablar de estos dos Cuerpos, y en concreto de la “Benemérita” tiene un grado de responsabilidad, tiene un peso específico que difícilmente puede pasar por alto. Conviene por tanto, resaltar una serie de características que son muy importantes a la hora de poner precio a la labor que desarrollan. Porque no se trata sólo de establecer unas equivalencias entre unos y otros, no se trata de homologar puestos de trabajo entre unos y otros, se trata también de ver el grado de responsabilidad y condiciones que existen entre los Cuerpos de Seguridad.

 

     Alguno pudiera pensar que todos realizan la misma labor, pero no es así. Es verdad que todos se dedican a proteger los derechos y libertades de los ciudadanos españoles, pero también lo es que cada uno lo hace desde distintas posiciones y responsabilidades. El policía municipal de Garbayuela (Badajoz) también trabaja por esos mismos conceptos en la localidad de la que depende, pero todo el mundo es consciente de sus limitaciones con respecto a los cuerpos de seguridad estatales. Quiero decir con esto, que no solo se trata de una equiparación salarial, se trata de hacer justicia, de dar el valor que le corresponde a cada uno. Y saber lo que es justo y no hacerlo, es la peor de las cobardías, que diría Confucio.

 

     Y esto que en principio puede parecer baladí, no lo es tanto cuando pensamos sobretodo en la Guardia Civil. Cuerpo militar fundado y formado para el mantenimiento del orden y la ley en todo el territorio nacional y su mar territorial. Cuando el servicio al ciudadano se presta desde la condición de militar, su implicación en el cumplimiento de sus obligaciones se torna en serio compromiso de darlo todo por cumplir su misión. El lema que reza en la entrada de todos y cada uno de los acuartelamientos de la Guardia Civil lo deja patente: “Todo por la Patria” y los ingredientes que hacen posible este encargo los vemos en los monolitos que presiden sus atardeceres. Son las palabras HONOR, LEALTAD y SACRIFICIO, que denotan el grado de compromiso de sus integrantes.

    

     El HONOR, como cualidad moral hace que el servicio se preste con la mayor diligencia, asumiendo sus responsabilidades y compromisos con la mayor dignidad y decoro posibles. La LEALTAD porque sin ella sería imposible el cumplimiento de su deber con la rectitud y nobleza necesarias, acatando las leyes y el poder legalmente constituido. Y el SACRIFICIO que lleva a darlo todo, hasta la propia vida si fuera necesario, para cumplir con la promesa que hizo de servir a España hasta el fin. Un compromiso tan real como efectivo.

 

     Alguien llegó a decir no hace mucho, que en este país lo único que funciona es la Guardia Civil y a lo mejor no le faltaba razón. Por eso, señores, cuando nos refiramos a este tema no lo hagamos de cualquier manera. Cuando hablemos de la Guardia Civil hagámoslo con el respeto y consideración debida, pues hablamos de vidas entregadas al servicio de todos los ciudadanos españoles, sin distinción, desde hace casi 174 años.

 

     El Secretario de Estado de Seguridad ha sacado a la luz un documento en el que muestra una tabla con el desglose de puestos de trabajo, y también un documento aclaratorio donde parece echar en cara una serie de derechos laborales que no tiene la policía catalana. Lo que cabe peguntarse es, ¿cuánto vale para el Gobierno la condición militar de la Guardia Civil? No es una pregunta cualquiera, es un interrogante que puede hacer variar mucho las cifras, pues ser militar, además de lo dicho, conlleva también una serie de renuncias como ciudadanos, tanto en derechos individuales como colectivos, por lo que ya no me atrevo a hablar de equiparación salarial sino de justicia salarial, y en ese caso, lo siento, pero deberíamos ganar por goleada.

 

     Ya lo dijo el Cantar de Mio Cid: ¡Dios, que buen vasallo, si tuviese buen señor!  

 

 

Artículos de opinión relacionados
Redacción
Redacción
El Centinela
El Centinela
Revista Suboficiales. ASESGC • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress