Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 7 de marzo de 2017 | Leída 2383 veces

173 oficiales y 203 suboficiales fuera de la Guardia Civil

[Img #4628]

 

La escasa oferta de empleo público de los últimos años ha hecho mella, principalmente, en las plantillas de los servicios básicos como es el caso de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

 

Concretamente, la situación actual en la Guardia Civil ha llegado a unos límites insostenibles, requiriendo de forma urgente la ampliación de su plantilla a todos los niveles ya que, a las raquíticas ofertas de empleo con tasas de reposición muy por debajo de lo necesario, hay que sumar una pérdida de potencial de servicio acumulada de más de 10.000 efectivos, tal y como publican diversos medios de comunicación.

 

Sin embargo, esta disminución de efectivos no ha impedido que la Guardia Civil siga asumiendo nuevos retos, necesarios para afrontar las nuevas modalidades de delincuencia organizada (más globalizada y tecnológica) manteniendo e incrementando su presencia en órganos y misiones internacionales. Del mismo modo, la creación de nuevos servicios como el de Prevención de Riesgos Laborales, que ha obligado a detraer a más de 60 oficiales y suboficiales de otras unidades para mantener sus funciones, o, más recientemente, la creación de destacamentos de seguridad específicos para las centrales nucleares, son un buen ejemplo de cómo la Guardia Civil amplía sus funciones a costa de una plantilla cada vez más exigida.

 

Esta situación es especialmente grave en la, ya de por sí mermada, plantilla de oficiales y suboficiales (Grupo A1 y A2 de la Administración), sobre todo si tenemos en cuenta que, por ejemplo, la Policía Nacional tiene más de 6500 mandos grupo A1 para un total de 65000 efectivos, mientras que Guardia Civil apenas llega a los 3000 para más de 75000 miembros. Todo esto, lejos de ser una cuestión baladí, impide una adecuada conciliación laboral y familiar, al obligar con ello a atender a varias unidades y funciones simultáneamente, además de limitar injustamente la promoción profesional de nuestros suboficiales.

 

Además, hay que añadir que la Guardia Civil tiene, actualmente, a más de 400 guardias civiles de todas las categorías trabajando fuera de la estructura orgánica del Cuerpo, en organismos como la Agencia Estatal de Administración Tributaria, Centro de Coordinación Antiterrorista, Inspección de Personal y Servicios de la Secretaría de Estado de Seguridad, Unión Europea,  etc., entre los que se encuentran 152 oficiales y 117 suboficiales en servicio activo que, aparentemente, forman parte de la plantilla de la Guardia Civil.

 

Ahora bien, aunque esté personal que se encuentra fuera de Guardia Civil es retribuido con cargo al presupuesto de aquellos  Organismos en que efectivamente presta sus funciones, lo cierto es que sigue ocupando plantilla de la Guardia Civil como si estuviese destinado en alguna de sus unidades, obstaculizando así que se dote del dimensionamiento adecuado a unas plantillas bajo mínimos en cuanto a recursos humanos disponibles.

 

En este sentido, la propia ley de personal de la Guardia Civil ofrece una posible solución que, a día de hoy, solo se aplica a los generales que están fuera de la Guardia Civil  considerándolos como plantilla adicional, es decir que dejan libre su vacante en la plantilla cuando pasan destinados a cualquier organismo ajeno a la Guardia Civil. Algo que, de extenderse al resto de empleos, aliviaría el estado crítico en cuanto a disponibilidad de efectivos, con Unidades bajo mínimos y haciendo auténticos malabarismos para mantener su operatividad.

 

Por ello, desde Unión de Oficiales (UO) y Asociación Escala de Suboficiales (ASESGC) ante el preocupante descenso de efectivos en la Guardia Civil, consideramos imprescindible que el Gobierno incremente la plantilla de forma adecuada, dimensionándola de un modo acorde a las necesidades actuales en materia de seguridad y, especialmente, con vistas a paliar los huecos que deja el personal destinado en otros organismos evitando así mayores perjuicios a la operatividad ya mermada de las Unidades y Servicios de la Institución.

Noticias relacionadas
Revista Suboficiales. ASESGC • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress