Lunes, 17 de diciembre de 2018
Última actualización: Domingo, 16 de diciembre de 2018 16:14
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 16 de febrero de 2017 | Leída 414 veces

ASES traslada a la Federación Española de Municipios y Provincias la situación de quiebra por falta de personal de los cuarteles de la Guardia Civil

[Img #4619]

 

La Asociación de la Escala de Suboficiales de la Guardia Civil (ASESGC) ha mantenido una reunión con el Secretario General de la Federación Española de Municipios y Provincias – FEMP D. Juan Avila Francés para hacer partícipe a esta organización la situación que atraviesan los cuarteles de la Guardia Civil motivada por la reducción de efectivos de los últimos años.

 

La Guardia Civil ha perdido en los últimos seis años 6.000 efectivos como consecuencia de los recortes aplicados en las administraciones públicas por la crisis económica, pero no solo la pérdida real de efectivos ha supuesto una disminución del potencial de servicio que podemos poner a disposición de la seguridad ciudadana en toda España, la nueva normativa de jornada y horario que reconoce a los guardias civiles jornadas de trabajo tasadas y la aplicación de los índices correctores supone una pérdida adicional del 10% de su potencial de servicio como consecuencia de los nuevos derechos que se reconocen a los guardias civiles.

 

Con este panorama de fondo nos encontramos que muchos, muchísimos cuarteles de la Guardia Civil deben cerrar sus puertas varios días por semana dada la falta de efectivos para poder abrir sus puertas al público y cuando lo hacen se convierten en meras oficinas de atención al ciudadano sin capacidad de respuesta adecuada ante una necesidad urgente de seguridad ciudadana. El cierre de cuarteles para ganar efectivos y poder sacar patrullas a la calle es un parche para evitar el cierre definitivo de estas pequeñas unidades de seguridad ciudadana, una situación que ya podemos considerar normal.

 

Si no se toman medidas  a corto plazo, cuando la normalización de la situación alcance ya el nivel social y pueda ser asumida sin mucho coste político, habrá una reorganización de las pequeñas unidades de la Guardia Civil, desaparecerán muchos cuarteles en pueblos pequeños y se agruparan en otros más grandes. A pesar de todo, va a ser muy difícil que no se realice una reestructuración de las unidades del Cuerpo pero está será mucho más profunda si no se palia urgentemente el déficit de plantilla que padece la Guardia Civil.

 

Según indicó el Secretario General de la FEMP, la despoblación de muchas zonas de nuestro territorio se agudiza por la falta de servicios, la seguridad destaca como servicio demandado por nuestros gobernantes como base de la libertad pero también del desarrollo económico sobre todo en un país dedicado en cuerpo y alma a la actividad turística. Por ello, ve que la implicación de la FEMP en este asunto puede estar justificada.

 

Desde la Asociación de Suboficiales de la Guardia Civil ASESGC queremos alertar de esta situación y poner sobre la mesa un debate que debe hacerse cuanto antes con el objeto de decidir el modelo de organización territorial que quiere y puede tener la Guardia Civil y el servicio de seguridad ciudadana que puede prestar, lejos de interpretaciones partidistas y adaptadas a la realidad sin cerrar las ojos a lo que es ya evidente para muchos; banderas de España hondeando en cuarteles cerrados.

 

Creemos que los alcaldes deben recibir una explicación de las condiciones en las que se está prestando el servicio de seguridad ciudadana cuando su forma de prestación ha cambiado sustancialmente. En algunas comunidades esto ya se ha hecho cuando han cerrado cuarteles varios días a la semana por parte del Delegado o Subdelegado del Gobierno correspondiente.

 

Es necesario propiciar un debate sobre esta situación en el seno de la FEMP y ver las implicaciones económicas, de seguridad y despoblamiento que puede tener el cierre de los cuarteles de la Guardia Civil y su reagrupación en unidades más grandes en pueblos y ciudades de mayores dimensiones.

 

Por otra parte, esta Institución puede instar a los poderes públicos competentes a valorar la situación actual y su previsible evolución a estudiar la correcta situación de los acuartelamientos de la Guardia Civil y a recuperar la plantilla perdida con una tasa de reposición superior al 100%.

 

Por último, hemos indicado que se puede solicitar a través de la comisión de diputaciones provinciales de la FEMP ampliar los acuerdos de colaboración con la Dirección General de la Guardia Civil para la reparación de cuarteles en malas condiciones pues consideramos que el mal estado de algunas instalaciones puede influir en la decisión de cierre.

 

 

Revista Suboficiales. ASESGC • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress