Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 27 de enero de 2017 | Leída 462 veces

Las asociaciones de mandos UO y ASES temen un peor escenario en la relación de la Dirección General con las asociaciones profesionales

 

Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UO) y la Asociación de Suboficiales (ASESGC) queremos poner de manifiesto y denunciar la paralización de los trabajos del Consejo de la Guardia Civil tras la toma de posesión de la nueva cúpula de Interior, sin dar absolutamente ninguna explicación a las asociaciones profesionales que participan en estas mesas de trabajo.

 

Buena muestra de ello es la suspensión del único grupo de trabajo previsto para el mes de enero o la cancelación de dos de los cuatro grupos planificados para el mes de febrero, lo que nos lleva a concluir que la misma suerte correrán algunos de los tres grupos de trabajo fijados para el mes de marzo.

 

En estos grupos de trabajo se plantean algunas de las cuestiones más importantes para los guardias civiles y donde sus reivindicaciones pueden ser escuchadas, por lo que estos cambios, realizados de forma unilateral por la Dirección General de la Guardia Civil sin tener en cuenta a los representantes de los guardias civiles, es un evidente paso atrás en la ansiada normalización de relaciones con las asociaciones profesionales.

 

Además, este comportamiento evidencia que no hay interés alguno en que las asociaciones de guardias civiles tengan presencia en la toma de decisiones importantes, suponiendo un auténtico frenazo al aún incipiente desarrollo y ejercicio de los derechos de las asociaciones profesionales.

 

Muy ilustrativo es también que la DGGC situe un grupo de trabajo sobre la plantilla de efectivos de la Guardia Civil a finales de febrero, cuando se trata de una norma con impacto en los presupuestos generales del Estado y, para esa fecha, las posibilidades de ajustar o modificar el presupuesto de 2017 son inexistentes. Por tanto, la plantilla que debe regir los designios de muchísimos guardias civiles durante los próximos cuatro años (al ser Real Decreto cuatrienal) va a ser trabajada en la más absoluta intrascendencia.

 

 

 

Por otro lado, preocupa enormemente que el nuevo Director General del Cuerpo, José Manuel Holgado, no sólo no haya nombrado algún interlocutor de confianza con las asociaciones para agilizar el diálogo con éstas, sino que haya elegido como Jefe de Gabinete y mano derecha a alguien que  abiertamente ha reconocido una tolerancia obligada por ley hacia las asociaciones profesionales.

 

 

Por desgracia, estos hechos apuntan a un hipotético escenario de perfil bajo en la relación con las asociaciones profesionales, donde su presencia en la toma de decisiones importantes, aquellas que afectan a los derechos de los Guardias Civiles, sería prácticamente testimonial.

 

Tanto ASESGC como UO quieren mostrar su rechazo absoluto a un escenario que sólo generaría crispación en el seno de la Guardia Civil, pues nuestro objetivo es desarrollar los derechos adquiridos y fortalecer la representativididad de las asociaciones profesionales pero, en ningún caso, retroceder a épocas pasadas.

 

Revista Suboficiales. ASESGC • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress