Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

LaPiedra
Sábado, 21 de enero de 2017 | Leída 1233 veces

Objetivos de la vergüenza.

[Img #4610]En cierta ocasión, y como consecuencia de los reproches y vilipendios de un sector interesado de la prensa, ante la evidente escasez de medios y resultados en una mediática investigación criminal, el Presidente de la Audiencia Provincial de Valencia dijo: “La Guardia Civil hace lo que puede; que es bastante. Con los medios que tiene, que son bien pocos.”

Dicho esto, a nadie se le cayó entonces la cara de vergüenza. Quizás, porque a los guardias civiles, se nos ha grabado a fuego aquello de “… deberá ser abnegado y austero para afrontar la dureza de la vida militar…”

De nada ha servido que, en octubre de 1929 se otorgara a nuestro querido Cuerpo, la Gran Cruz de la Orden Civil de Beneficencia y fuese reconocida como “La Benemérita”, tras muchos años de habernos ganado el respeto y consideración de los ciudadanos, por los innumerables servicios realizados desde el año de su fundación.

De nada han servido, tantos y tantos reconocimientos, desvelos, sufrimientos, y fatigas, por estar SIEMPRE AHÍ, sirviendo al ciudadano.

De nada sirve que, en la actualidad, seamos la institución más valorada por los ciudadanos, habiendo dejado claro los guardias civiles, nuestra profesionalidad, integridad y espíritu de sacrificio, sin tener en cuenta tantas y tantas carencias.

En el año del Señor de MMXVII, la Policía Nacional dobla a la Guardia Civil, en la cantidad de productividad percibida, por la consecución de objetivos.

No quiero saber ni me importa, quién hace el reparto de esas cantidades.

No quiero saber ni me importa, qué parámetros tienen en cuenta para valorar la consecución de objetivos.

No quiero caer en el error, de que mis compañeros de la Policía Nacional, no merecen esas retribuciones. Ni mucho menos creer que, alguien pudiera albergar odio y resentimiento hacia un Cuerpo que ha dejado atrás muchos muertos por la libertad y seguridad de todos.

Solo sé que… NO SOMOS MENOS … y todavía, no se le cae a nadie la cara de vergüenza.

Revista Suboficiales. ASESGC • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress