Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redactor jurídico
Martes, 26 de abril de 2016 | Leída 544 veces
ASES-JURÍDICO

ASES detiene un disciplinario al inicio de su vuelo

La mejor manera de hacer que la lealtad bilateral funcione, no es buscando problemas o aperturando expedientes, sino contribuyendo a que la motivación asome

Hace escasos días hemos tenido ocasión de comprobar cómo del simple traslado de un asunto desde la unidad superior a un Equipo de PJ, tendenciosamente se ha buscado exigir responsabilidad disciplinaria al suboficial dada su condición de jefe de unidad operativa básica de Policía Judicial.

 

ASES no pudo ni podrá permanecer impasible ante tal despropósito. Es bien sabido, y así tomado, por todo suboficial que de su cualidad de mando descuelgan funciones diferentes al del resto del grupo (lato sensu) sobre el que está llamado a ejercer la autoridad. Lamentablemente, esto no resulta de esta forma entendido por otros escalones de mando que, a su interés, ven al suboficial como “uno más” del equipo, relegándole incluso, ante carencias de personal, a las guardias en turno con el resto de compañeros, subordinados no obviemos, sin ningún tipo de distinción funcional ni, y aquí lo más grave, retributiva.

 

La descrita realidad, no es ajena a lo que puede estar ocurriendo a otros suboficiales destinados en Unidades Orgánicas de Policía Judicial y grupos o secciones de Información. Especialistas y no mandos, aunque de facto sus cometidos difieran muy mucho de la realidad que sostienen, siendo que fuere perfectamente compatible su reconocimiento como mando en la especialidad del Cuerpo que, bajo titulación pertinente, eligiera desarrollar.

 

El supuesto objeto de este artículo, guarda directa relación con la reflexión que se acaba de exponer. El retraso, negligencia o inexactitud en el cumplimiento de los deberes u obligaciones, de las órdenes recibidas o de las [Img #4440]normas de régimen interior; fue lo que motivó la incoación del expediente disciplinario a un asociado de ASES. A tenor del parte emitido por su Superior, éste encomendó al sargento la investigación de unos hechos que podrían revestir caracteres de delito. Visto así, sin entrar a valorar ciertos detalles, falta de efectivos y una ingente cantidad de cometidos previamente asignados a este equipo de PJ, por ejemplo, el suboficial queda en muy mala posición frente a otros compañeros y, nada que decir, de cómo queda ante el resto de ciudadanos. A mayores, al jefe de este ridículo conjunto de profesionales, nadie advirtió del carácter urgente del requerimiento, ni tal prioridad tampoco se deduce de la propia naturaleza del servicio demandado, lo que resolviera en su ejecución un plus de prevalencia sobre otras investigaciones en curso.

 

Tras la defensa orquestada por ASES, se imponía la resolución que a resultas se produjo, a saber, “la terminación del procedimiento disciplinario SIN DECLARACIÓN DE RESPONSABILIDAD para el Sargento (…).

 

Seamos sensatos; distingamos en (todas) nuestras unidades, operativas o territoriales, de la Guardia Civil la condición de mando a los suboficiales, cuya encomiable y responsable labor bien saben desarrollar, y apartémonos de medidas coercitivas que a nadie benefician y poco aportan a la eficacia del servicio a desarrollar.

 

Enlaces automáticos por temática
Revista Suboficiales. ASESGC • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress