Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Iustitia
Domingo, 27 de marzo de 2016 | Leída 1333 veces
ASES JURÍDICO

Procedimiento disciplinario por falta grave dirigido contra Ella, suboficial asistida por ASES, será resuelto «sin declaración de responsabilidad» y sin sanción alguna para la expedientada

Ella, sargento primero (hoy brigada) en activo, cumplió con el deber que le impone el 24 de la Ley Disciplinaria del Cuerpo corrigiendo la infracción observada en un guardia civil de inferior empleo, en servicio dejado a la supervisión del suboficial, y su Superior, tras la vista de lo que le fuera evidenciado por el mando intermedio, retorció tendenciosamente el supuesto de hecho alentando falta grave contra ella

[Img #4415]En términos generales, si entablada la oportunidad de corregir ab initio el determinado comportamiento de un subordinado por contravenir la norma y resultar dispar a la actuación esperada, ello no acontece, de inmediato y sin buscarlo sobreviene la falsa representación subjetiva de la realidad en el subordinado, quién a partir de ese momento entiende cumplir adecuadamente con el cometido asignado. En otro caso, si el mando que por función o cargo tiene el deber de velar porque el servicio se ejecute de conformidad con las directrices impartidas, corrige ipso facto las anomalías detectadas e informa de ello a la Autoridad o Mando que dispuso el servicio en cuestión y éste, por aparente afinidad personal u oscura finalidad, no secunda la acción de mando inicialmente adoptada, correcta a todas luces reiterémoslo, el gobierno de la unidad se complica estrepitosamente sentando precedentes difíciles de sortear en parámetros de equidad.

 

Ella, sargento primero (hoy brigada) en activo, cumplió con el deber que le impone el 24 de la Ley Disciplinaria del Cuerpo corrigiendo la infracción observada en un guardia civil de inferior empleo, en servicio dejado a la supervisión del suboficial, y su Superior, tras la vista de lo que le fuera evidenciado por el mando intermedio, retorció tendenciosamente el supuesto de hecho y, sin dudarlo, alentó falta grave contra el sargento, alimentada con falsas versiones y oscuros contextos.

 

Desconociendo o ignorando la autoridad del mando intermedio, el gobierno de la unidad se complica estrepitosamente sentando precedentes difíciles de sortear en parámetros de equidad

 

ASES, como era de esperar, a través de su Servicio Jurídico asistió desde las primeras actuaciones a la expedientada, suboficial, y el resultado como no podía ser de otra forma, aún con el expediente en tramitación, pasa por fijar el órgano instructor motivadamente los hechos, la calificación jurídica de los mismos, y sin sortear lo más mínimo los probados, se pronuncie declarando inexistencia de responsabilidad alguna para la (sargento primero) expedientada frente a semejante acusación sostenida tanto por el dador del parte como en enrarecida testifical, bajo el auspicio de emitir informes o partes de servicio que no se ajusten a la realidad o la desvirtúen.

 

¿Qué está ocurriendo? ¿Cuál puede ser la causa razonable que incite la desprotección libre del mando intermedio? La asociación de suboficiales ASESGC, no está por la labor de admitir ninguneos o faltas del respeto debido a la Escala de Suboficiales, cuyos profesionales resultan legalmente reconocidos mandos intermedios en la Guardia Civil, así como también lo sean los Oficiales jefes de determinados Puestos Principales y Oficiales de las Compañías territoriales; no obviemos semejante circunstancia y realidad.

 

 

[Img #4416]

 

 

Enlaces automáticos por temática
Revista Suboficiales. ASESGC • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress