Martes, 25 de septiembre de 2018
Última actualización: Viernes, 21 de septiembre de 2018 13:10
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 11 de diciembre de 2015 | Leída 6105 veces

La modificación y el nombramiento de servicios sin seguir el procedimiento establecido pueden constituir una falta grave de abuso de autoridad en el ejercicio del cargo

[Img #4312]

 

Un Alférez Comandante de Puesto principal ha sido sancionado y corroborada la sanción por el Tribunal Militar Central de diez días de haberes - por una falta grave consistente en "el abuso de  autoridad en el ejercicio del cargo”, prevista y sancionada en los artículos 8, apartado 2, y 11.2 de la Ley Orgánica 12/2007, de 22 de octubre, de Régimen Disciplinario de la Guardia Civil.

 

Sostiene la sentencia que el oficial mantuvo entre los meses de diciembre de 2012 y febrero de 2013 una actitud de continuado enfrentamiento al Brigada Jefe del área de del Puesto Principal, del que era Comandante de Puesto, consistente en una tratamiento personal altivo, desconsiderado e inadecuado, y en la modificación injustificada de las previsiones de los servicios que realizaba el citado Suboficial en el ejercicio de su competencia.

 

El tipo disciplinario aplicado al oficial comandante de puesto consiste en el abuso de autoridad en el ejercicio del cargo y se ha caracterizado diciendo que no presenta cualificación alguna y que contempla simplemente el "abuso de autoridad", expresión que implica tan solo "usar mal, excesiva, injusta, impropia o indebidamente de algo o de alguien", integrándose por el mero mal uso, o uso excesivo o indebido, de la autoridad, sin exigencia de dolo específico de clase alguna (STS de 20 de marzo de 2014). Se trata de un tipo específicamente aplicable a supuestos, como el examinado por la sentencia, de nombramiento de servicios forma indebida y por ende inadecuada, sin seguir el procedimiento establecido.

 

En los hechos probados de la sentencia se aprecian las características propias de la infracción disciplinaria consistente en el abuso de autoridad en ejercicio del cargo, pues consisten en la modificación inexplicada de una previsión de servicios para asignar uno de patrulla a un Suboficial en una noche tan señalada como la del 24 de diciembre; en la prohibición arbitraria del ejercicio de las competencias que correspondían a dicho Brigada como comandante accidental del Puesto de su destino; y en la exigencia “ad personam” de un requisito que a nadie se pedía en las solicitudes de permiso por asuntos particulares, como es el registro de entrada en la Unidad de un documento que llevaba varios días traspapelado en poder de quien debía resolver la petición en él contenida. Episodios todos ellos que revelan un uso desviado de las facultades del comandante de puesto en orden al nombramiento de servicios, al respeto de las competencias propias de sus subordinados y a la resolución de solicitudes de permisos, englobables todas ellos en la actividad que el tipo define como “ejercicio del cargo”.

 

La Sentencia del TMC concluye afirmando que los hechos suponen un deplorable ejemplo para los subordinados del oficial, que como Comandante de puesto era el máximo responsable del buen funcionamiento de la Unidad y estaba obligado a constituir un permanente ejemplo ante sus subordinados, destacando por su competencia, liderazgo y profesionalidad. Todo ello a tenor de los artículos 16 de la Ley orgánica 11/2007, de 22 de octubre, de derechos y deberes de los miembros de la Guardia Civil y 78 y 79 de las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas.

Revista Suboficiales. ASESGC • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress