Miércoles, 21 de noviembre de 2018
Última actualización: Jueves, 25 de octubre de 2018 16:51
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Iustitia
Sábado, 28 de noviembre de 2015 | Leída 580 veces
ASES JURÍDICO

Desde cuándo un ilícito disciplinario resulta atípico, sin abrir siquiera expediente, en función del sujeto indiciariamente responsable

El Subteniente dio cuenta del Cabo por desconsideración con los ciudadanos en acto de servicio y majestuosamente aquél resultó expedientado. ASES demostró la incongruencia del procedimiento contra el suboficial y queda archivado sin responsabilidad

[Img #4289]Tal vez, apunte exacerbado el título del presente artículo aunque tras la lectura del texto se comprenderá fácilmente cuanto en el mismo se denuncia.

 

Conviene traer a colación un supuesto fáctico de un pasado reciente, en el que tras elevar el suboficial parte disciplinario por la presunta comisión de, nada menos, que dos faltas graves (con prueba fehaciente y documentada) contra su superior, Capitán de Compañía. El entonces General jefe de la Zona, llamado a resolver, sin ordenar siquiera la apertura de expediente, se descolgó con una fabulosa amonestación verbal por escrito” al Sargento Primero contenida en el absurdo de encontrarse ante una falta de lealtad del subordinado -sargento- al no advertir a su superior -capitán-, previamente a la comisión por éste de tales ilícitos, de que su conducta desencadena necesariamente reproche disciplinario de carácter grave en los tipos de abuso de autoridad en el ejercicio del cargo, además de otro bajo el auspicio de la emisión de informes o partes de servicio que no se ajusten a la verdad.

 

¿Estamos tontos o qué? Pues bien, aquel supuesto, que más que hacer justicia dejó claro el blindaje del superior (oficial) ante denuncias de orden interno que pudiera elevar cualquier subordinado, aunque bien es cierto que no le sirviera de mucho pues a tan solo unos meses de aquello, aprovechando el pase a la reserva, le fue notificado [Img #4291]a este mismo capitán (otra) sanción de quince días de haberes por, al parecer, la comisión de un comportamiento indisciplinado hacia su jefe de Comandancia (lo que refuerza, aún más, el despropósito denunciado); no hace sino cuestionar si la introducción “ex novo” en el 40 de la LODGC de 2007 de aquel deber de dar parte tras la observación de hechos que pudieran constituir falta disciplinaria achacable a un Superior, obedece a parámetros de justicia e igualdad, o tal vez solo sea así si el “pretendido” superior, que pudiera responder disciplinariamente, alcanza de tope máximo el grado de subteniente, pues en tal caso, sí que inevitablemente y con muchos menos indicios en contra resultará cuando menos expedientado.

 

El Subteniente dio cuenta del Cabo por desconsideración con los ciudadanos en acto de servicio y majestuosamente aquél resultó expedientado. ASES demostró la incongruencia del procedimiento contra el suboficial y queda archivado sin responsabilidad

 

Y llegados a este extremo, dejando atrás el antecedente inmediato descrito, llega el turno del subteniente que observó un comportamiento irrespetuoso del cabo para con un tercero, civil, en el desarrollo del servicio de seguridad ciudadana. Este subteniente, cumplió con su deber de dar parte y, ni corta ni perezosa, la autoridad disciplinaria consideró que la mejor manera de resolver el conato de indisciplina pasaba por expedientar a ambos, suboficial y cabo, nada menos que por falta grave.

 

ASES, como apunta ser de sentido común, consciente de los dificultades que encuentra el suboficial a la hora de corregir comportamientos que a todas luces merecen reproche en un guardia civil, pues en contra de un superior tales inconvenientes se tornan insalvables, proyecta una férrea defensa jurídica cuyo resultado, una vez más, es el siguiente:  (…) la terminación del Expediente disciplinario número FG (…) SIN DECLARACIÓN DE RESPONSABILIDAD para el expedientado Subteniente…

 

 

SERVICIO JURÍDICO DE ASES-GC

Letrada Dª. Sara Isabel Jiménez Alonso

Correo electrónico: juridico@asesgc.com   

Teléfono: 609 93 68 50

Horario de atención telefónica al socio: lunes a jueves de 9:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00; Viernes de 9:00 a 14:00 horas.

 

Enlaces automáticos por temática
Revista Suboficiales. ASESGC • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress