Miércoles, 26 de septiembre de 2018
Última actualización: Viernes, 21 de septiembre de 2018 13:10
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Comisión de Enseñanza
Domingo, 3 de mayo de 2015 | Leída 728 veces
Uno...

¡Enhorabuena! El 1º de mayo nació la profesión de Policía

Puede que el titular no se ajuste a la literalidad de sus palabras, pero quién se interese en leer detenidamente los siguientes párrafos, comprenderá lo poco desencaminado del mismo.

El lector podrá observar una serie de acrónimos, correspondientes a las siguientes leyendas, cuya importancia es vital para comprender la lógica que ha imperado en el diseño completo de la profesión policial, mérito que cabe reconocer por ambas partes, a los altos funcionarios de la Dirección General de la Policía y, por otra, a la cúpula política del Ministerio del Interior, con el Ministro al frente, que han sabido ser consecuentes con una necesidad de futuro, la que impone la garantía de los derechos y libertades de los ciudadanos.

¿Nace una profesión en un día concreto? Claramente hay que decir que es posible, pero si es completamente cierto que en un determinado momento, si se completa la panoplia de niveles competenciales de un determinado ámbito profesional.   Esa concepción, la de cubrir los distintos elementos profesionales, con diferentes niveles de competencia, es algo normal en cualquiera de los ámbitos profesionales con los que convivimos día a día, sirviendo como claro ejemplo para ello, el ámbito sanitario.

Dicho ámbito sanitario, posee competencias profesionales que van desde los más básicas hasta los más elevadas del ámbito educativo, los cuales serán nombrados con determinados acrónimos, cuya leyenda para los más curiosos se ubica al final del presente artículo de opinión.  Para entenderlo, explicaremos que existen profesiones en el ámbito sanitario que se corresponden con los niveles más bajos de la Formación Profesional, progresando desde el nivel de Técnico, hasta el primer nivel de los estudios superiores, el de Técnico Superior de Formación Profesional, MECES (1) nivel 1/ EQF (2) 5, para seguir con el segundo nivel de estudios superiores, con el nivel de Grado Universitario, MECES nivel 2/EQF 6, de hasta 240 ECTS, y por último para llegar al nivel de Grado Universitario, MECES nivel 3 – Máster/EQF 7, de al menos 360 ECTS.   Esos niveles son comúnmente más conocidos como los asignados, por ejemplo a determinados puestos de trabajo directamente relacionados con la titulación que los capacita, como los de Técnico Superior en Radiología (MECES 1/EQF 5), Graduado en Enfermería (MECES 2/EQF 6) y Graduado en Medicina (MECES 3/EQF 7).   Todo lo expuesto, seguro que es sobradamente conocido por todos.

¿Dónde reside entonces la importancia del día 1 de mayo, como para decir que ha nacido la profesión de Policía?   Reside en que en esa fecha, fue publicada la Orden Ministerial que otorga la equivalencia al título de Grado Universitario oficial, a los estudios para la incorporación a la escala de subinspección del Cuerpo Nacional de Policía.  Esta norma completa los distintos niveles educativos dentro de la profesión de Policía Nacional (me adelanto unos meses a la nueva denominación), los cuales abarcan a día de hoy los equivalentes a los títulos de Técnico para la categoría de Policía, Técnico Superior para la categoría de Oficial, estos dos primeros vigentes desde el año 2007, Grado Universitario para la categoría de Subinspector y Máster Universitario para la categoría de Inspector, este último vigente desde el año 2011.

Es esta una fecha para estar de enhorabuena, aunque parezca extraño que esta opinión provenga de la Comisión de Enseñanza de una asociación profesional de la Guardia Civil, pero asumimos por el contrario que, lo conseguido por el Cuerpo Nacional de Policía en el ámbito de la consolidación de un ámbito profesional dentro de la Rama de Ciencias Sociales y Jurídicas, es de tal importancia, que solo el tiempo vendrá a poner en recompensa los denodados esfuerzos que se han realizado desde las más altas instancias del CNP.

La estrategia normativo-educativa seguida por parte del CNP, se ha basado en el reconocimiento acumulativo de los estudios superiores.  Así, la futura exigencia del título de Bachiller (EQF 4), como nivel académico de acceso a la primera de las categorías de dicho Cuerpo, permite que quienes cursen la formación de Policía, aunque nominalmente reciban un equivalente a Técnico del Sistema Educativo, cursen los módulo correspondientes a una Cualificación Profesional de nivel 3, la cual por ella misma no otorga titulación pero, permite ser certificada para el posterior reconocimiento.   El siguiente estadio, partiendo de la preexistencia del título de Bachiller, es el ascenso a la categoría de Oficial, cuya formación equivalente al título de Técnico Superior (MECES 1/EQF 5) completa la inicial anteriormente mencionada, hasta alcanzar una carga lectiva de 120 ECTS.  El importantísimo estadio posterior, el que trae a colación este artículo, es el ascenso a la categoría de Subinspector, la cual con equivalencia a Grado Universitario Oficial (MECES 2/EQF 6), se acoge a la legislación vigente en materia de reconocimiento entre estudios superiores, asumiendo toda la carga proveniente de la formación de Oficial, con el sumatorio de la experiencia profesional y, por último, la carga lectiva de los periodos de oposición y presente de la oposición, para totalizar los 240 ECTS necesarios.  Por último, decir que la formación para el acceso a la Escala Ejecutiva, como Inspector, posee el reconocimiento equivalente a Máster Universitario Oficial (MECES 3/EQF 7).   Como puede observarse, todo un lógico, pensado y merecido logro.

Sirva este artículo, como muestra de reconocimiento a todo ese esfuerzo.

 

(1)          (1)  Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior.

(2)        (2)    Marco Europeo de Cualificaciones, en concordancia con la Clasificación Internacional Normalizada de la Educación de UNESCO (CINE), en sus ediciones CINE 1997 y ISCED 2011.  Correspondiendo a los siguientes niveles educativos, las siguientes acreditaciones CINE:  Educación Primaria-1, Educación Secundaria-2, Técnico-3, Bachiller-4, Técnico Superior-5b, Grado Universitario-6, Máster Universitario-7, Doctor-8.

Revista Suboficiales. ASESGC • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress